INGREDIENTES: (6 personas)

  • 1 alcachofa por persona
  • Limón
  • Semillas de sésamo negro
  • Mostaza de Dijon
  • Shoyu
  • Aceite de oliva
  • Menta fresca o hierbabuena

PREPARACIÓN:

  1. En un bol ponemos agua con limón exprimido.
  2. Hacemos un “nituké” de alcachofas.
  3. Para ello pelamos las alcachofas quitando las partes más duras y después las cortamos por la mitad, o en cuartos.
  4. Para que no se pongan negras, conforme las vamos cortando las vamos echando en el agua con limón.
  5. Escurrimos las alcachofas y las lavamos bajo el grifo
  6. En una sartén ponemos 1 c.s. de aceite y calentamos.
  7. Añadimos las alcachofas y una pizca de sal. Salteamos 5 minutos a fuego medio.
  8. Después añadimos un fondo de agua y dejamos cocer 20 minutos o hasta que se evapore toda el agua. Vigilar para añadir más si es necesario.
  9. En un mortero, mezclar la vinagreta: 2 c.s. de aceite, 2-3 c.s. jugo de limón exprimido, 1 c.s. de shoyu, ½ c.s. de mostaza, ½ c.s. de sésamo negro, 2 c.s. de menta fresca finamente cortada. Rectificar sabores a gusto.
  10. Finalmente añadir la vinagreta a las alcachofas en la sartén y cocinar 5 minutos más para que se mezclen los sabores. Servir inmediatamente.