Llegó el otoño y ya apetecen esas entrañables sopas que nos llenan de dulzor. Esta sopa es un “plato único” perfecto para aprovechar sobras de la semana y prepararte algo sano y nutritivo cuando no te apetece cocinar mucho mientras ves una película un domingo por la tarde. “Simplemente pones todos los ingredientes juntos en una cazuela y mientras descansas se hace solo”… bueno, en realidad requiere un poquito más de trabajo. ¡Pero compensa totalmente!

INGREDIENTES

  • Garbanzos cocidos (a gusto)
  • Cebolla (a gusto)
  • Puerro (a gusto)
  • Boniato o calabaza cortado en daditos pequeños (a gusto)
  • Sobras de mijo cocido (aunque puedes usar cualquier grano cocinado que tengas, arroz, quinoa, bulgur, amaranto…)
  • Quinoa (yo le añadí quinoa, que tarda 20 minutos excasos en hacerse)
  • Vinagre de umeboshi
  • Una pizca de sal
  • Ajo tierno para decorar
  • Alga wakame remojada 5 minutos
  • Semillas de calabaza tostadas para decorar

PREPARACIÓN

  1. Poner todas las “sobras” en una cazuela y cubrir con agua.
  2. Si utilizas algún grano de cocción corta (p.ej. mijo, quinoa, trigo sarraceno o amaranto) ponlo con los demás ingredientes al principio de la cocción.
  3. Añade el boniato o la calabaza y el alga con su agua de remojo.
  4. Añade agua filtrada o de manantial hasta cubrir generosamente el contenido de la olla. Lo líquida que quede la sopa… es muy personal.
  5. Añade una pizca de sal (o a gusto)
  6. Lleva a ebullición y cocina unos 25 minutos. Añade puerro cortado finamente a mitad de la cocción.
  7. Corrige sabores con vinagre de umeboshi o unas gotitas de tamari.
  8. Sirve con el ajo tierno y las pipas para decorar.

¡A DISFRUTAR!