Os proponemos un bol lleno completo para gente con prisa donde podrás encontrar sabor y todos los nutrientes necesarios. La calabaza calma el ánimo y relaja debido a su alto contenido en carbohidratos de absorción lenta. Está muy indicada en casos de hipoglucemia y diabetes. ¡Que lo disfrutéis!

INGREDIENTES:

  • 1 taza de calabaza cortada en cubos
  • 1 taza de cebolla troceada
  • 1/2 bloque de tofu
  • Shoyu
  • Mirin (vino de arroz)
  • Unas gotitas de jugo de jengibre
  • Vinagre de umeboshi (opcional)
  • Semillas de girasol y calabaza
  • Semillas de sésamo negro
  • Orégano
  • Aceite de sésamo
  • Un puñado pequeño de espagueti de mar (remojado 10 minutos)

 

PREPARACIÓN:

  1. Chafamos el tofu con un tenedor hasta obtener una pasta, condimentamos con unas gotas de shoyu, jengibre y orégano (todo al gusto) y reservamos.

  2. En una olla pequeña ponemos el espagueti de mar a hervir con su agua de remojo, unas gotas de shoyu y unas gotas de mirin. Llevamos a ebullición y después bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocinar hasta que se ablande. Después destapamos y dejamos que se evapore todo el líquido.

  3. Pincelamos una olla con aceite de sésamo y salteamos la cebolla 5 minutos con una pizca de sal hasta que “sude”.

  4. Añadimos la calabaza y agua filtrada hasta la mitad de altura. Llevamos a ebullición y después bajamos el fuego al mínimo y cocinamos 20 minutos.

  5. En una sartén salteamos el tofu marinado en un poco de aceite de sésamo y un fondo de agua para que no se pegue 5 minutos y reservamos.

  6. Cuando la calabaza ya esté blanda (unos 20 minutos) apagamos el fuego y hacemos puré. Rectificar sabores con vinagre de umeboshi si fuera necesario.

  7. Para servir lo hacemos a gusto pero ahí va una propuesta: puré de calabaza, tofu, espagueti de mar, semillas, espolvorear el resto con semillas de sésamo tostadas.