“PORRIDGE” DE AVENA PARA DESAYUNAR

Preparación: 5 min. | Cocción: 1 hora | Raciones: 2

La avena ha sido un cereal básico en la alimentación de muchas culturas alrededor del mundo. Permite hacer un desayuno que calienta, satisface y te da la energía de aguante que necesitas hasta la hora de comer. Por su alto contenido energético es ideal para los deportistas y además es muy rico en proteínas. Los países del norte de Europa como Escocia, donde hay un clima frío, lo han incluido en su dieta diaria desde hace siglos, de ahí proviene el nombre del tradicional “porridge”.

Su grano es muy duro por lo que se suele consumir en copos. Sin embargo, desde este blog ya sabes que siempre apoyamos el uso del grano entero, con su energía vital intacta. No es tan difícil ni complicado hacerlo a partir de grano. No te quitará mucho tiempo y ya verás cómo merece la pena.

Si tienes tendencia a crear mucosidad, quizá deberías sustituir la avena por arroz. La avena también es ligeramente laxante y su fibra es muy útil para bajar el colesterol.

Así que ¡todo son ventajas!

INGREDIENTES

100 GR AVENA EN GRANO
500 ML DE AGUA FILTRADA
SAL AL GUSTO
1 ANÍS ESTRELLADO
1 RAMITA DE CANELA
LA PIEL DE 1/2 LIMÓN
BEBIDA DE AVENA BIO SIN AZÚCAR (OPCIONAL)

PREPARACIÓN

-Lava la avena en varias aguas y ponla a remojo cubierta de agua durante 5 horas o toda la noche.
-En una olla a presión vierte el agua y añade el anís, la canela, la piel de limón y la sal. Lleva a ebullición.
-Añade la avena, lleva a ebullición de nuevo.
-Después cierra la olla a presión y deja que suba la válvula. Después intercala un difusor (si usas gas) y baja el fuego al mínimo.
-Cocina durante 1 hora. Después deja que la presión baje naturalmente. Puedes añadir un poquito de bebida de avena (opcionalmente) y dejar cocinar sin tapa 5 minutos más.
-Puedes servirla con unas semillas de girasol o calabaza tostadas.
¡Que aproveche!

CONSEJOS ÚTILES:

-Si quieres puedes hacerla en olla normal (sin presión). En ese caso deberás añadir entre 6 y 7 partes de agua y dejar cocinar durante 1 1/2 horas.
-Puedes también servir la avena con almendras tostadas y trituradas. Queda también muy bueno.
-Para gente “ocupada”, una buena alternativa a la hora de hacer este porridge y que quede listo para la mañana siguiente es: sin remojar la avena (sólo la lavamos bien en varias aguas) procedemos de la misma manera que en la cocción a presión, antes de irte a la cama. Deja que suba la válvula, baja al mínimo e intercala un difusor y déjalo cociendo mientras te lavas los dientes, terminas tu serie favorita o lees un poco en la cama..
-Antes de dormirte apaga el fuego (¡ponte una alarma para acordarte!). Cubre la olla con una manta para mantener el calor.
-Al día siguiente por la mañana la avena se habrá cocinado con el calor residual durante toda la noche. Puedes cocinarla de nuevo unos 10 minutos y añadir un poco de bebida de avena.
-¡Que la disfrutes!